domingo, 5 de febrero de 2012

Fondo Solidario "Beato Manuel González"



      El testimonio de don Manuel invita siempre a acercarse al hermano: 
        "Para mis pasos yo no quiero más que un camino, el que lleva al Sagrario, y yo sé que andando por ese camino encontraré hambrientos de muchas clases y los hartaré de todo pan. Descubriré niños pobres y pobres niños y me sobrará el dinero y los auxilios para levantarles escuelas y refugios para remediarles sus pobrezas... y haré descender sobre ellos la alegría de la vida y de la salud" (Manuel González, Obras completas I, 120-121).

      La Iglesia acerca a todo creyente a la acción caritativa, y especialmente a quien vive la Eucaristía. Como Familia Eucarística Reparadora, se quiso acoger la llamada a la solidaridad con motivo de la beatificación de don Manuel, que tuvo lugar en Roma el 29 de abril de 2001. Todos los grupos prepararon un obsequio al Papa Juan Pablo II de objetos sagrados, destinados a parroquias necesitadas. Dentro de un Sagrario, donado con este fin, una carta motivó que se concretara el deseo: "Deseamos convertirnos, si nos lo permiten, en 'madrinas' de la misión a la que vaya destinado este Sagrario, a la que trataremos de ayudar espiritual y materialmente según nuestras posibilidades..."

     Quien ora ante el Sagrario, quien comulga, quien participa frecuentemente o incluso a diario del Sacrificio Eucarístico, experimenta el amor inmenso de Dios y se siente llamado a decírselo al hombre de hoy con palabras y obras. Esto implica entrar conscientemente, con corazón abierto y mirada cargada de humanidad, en un proceso que nos lleve a:

* Dejarnos interpelar por el hermano que sufre y movernos a la "compasión".
* Sentirnos responsables de su historia, teniéndolo en cuenta.
* Acompañarlo en el deseo de superación, sin paternalismo.
* Abrir caminos construyendo tejido social, redes, puentes... Nada hacemos solos, sino que crece la solidaridad entre todos.
* Así, experimentamos que las entrañas de solidaridad que tiene todo hombre, se despiertan, y son capaces de amar y servir, en el nombre de Jesús y a su estilo: "se levantó de la mesa, se quitó el manto, se ciñó la toalla y se puso a lavarles los pies". (Jn 13,4-5)


Más información Fondo Solidario "Beato Manuel González":
http://uner.org/nuevaweb/fonsolidario/index_fondosolidario.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada